No están siendo buenas jornadas para las marchas del #SíSePuede con que el oficialismo busca seguir en el poder. Macri estuvo en Chaco pero en su discurso hizo un papelón al confundirse con la provincia en que iba a estar después. Ayer pasó del papelón al escándalo, ya que el macrismo obligó a empleados públicos y policías a participar del acto de campaña en Corrientes.

Es que a sólo horas de que Macri encabece su versión correntina de la caravana optimista con que recorre el país, comenzaron a multiplicarse las denuncias de trabajadores estatales presionados por el gobierno para participar del acto de campaña, la mayoría empleados precarizados contratados.

Incluso en algunos casos, como por ejemplo el Instituto de Previsión Social, ATE Corrientes denunció que, además, el macrismo está cometiendo la perversión de amenazar supeditando los aumentos salariales a la presentación de los trabajadores en la manifestación de esta tarde. 

Sin dejar ninguna constancia escrita de las directivas, los funcionarios públicos del gobernador radical y socio PRO Gustavo Valdés están instruyendo a los trabajadores llevar banderas de Argentinas y presentarse con buzos o remeras de la Selección Argentina para llenar los espacios vacíos y hacer bulto para ayudar al oficialismo en el acto.

Según relatan en distintas reparticiones, los directores de las áreas deben llevar como mínimo 20 trabajadores para no poner en riesgo su fuente de trabajo. “En el IPS los están extorsionando. Ayer los llamó la interventora a una reunión para hablar supuestamente de la recomposición salarial que reclaman los trabajadores pero después les dijo que era imposible, pero que querían ver a todo el personal en el acto de la venida del presidente”, reveló al mismo medio Feliciano “El Chano” Romero, secretario general del sindicato de estatales en la provincia.

El IPS tiene una plantilla del 40 por ciento de trabajadores contratados, con lo cual sus puestos laborales no están garantizados. El resto de la planta fija, con no menos de 25, 28 o 30 años de antigüedad, también está atada a las directivas oficiales en tanto “muchos tienen hijos o familiares contratados que están precarizados, con lo cual a los fijos los extorsionan con sacarle el puesto a sus familiares”, explicó también Romero.

El dirigente advirtió que esa situación es aún más grave porque en esa misma charla “los obligaron indirectamente a votar por Macri”, en tanto condicionaron el aumento a una potencial victoria del mandatario. “Lo volvemos a hablar después del 27 de octubre”, fue la frase que utilizaron.

A pesar del secretismo de las operaciones para apretar a los trabajadores estatales, el pacto de silencio entre los funcionarios de Valdés parece haberse agujereado, ya que se filtró un Memorándum interno de la policía de Corrientes que avivó la polémica y mostró cómo el macrismo local usó agentes de seguridad vestidos de civil para hacer bulto.

El escrito del subjefe de la policía de la provincia ordena a todos los departamentos de la Policía a disponer “el 100 por ciento del personal bajo mando” dos horas antes de la manifestación oficialista (es a las 18) y “de civil” .

El documento es el número 573/19 de la Jefatura de Policía de Corrientes. Está dirigido a los directores generales de Personal y Formación Policial, de Asuntos Judiciales y Represión del Delito, de Administración Financiera, de Seguridad Vial, de Coordinación e Interior. También a los directores, jefes de departamentos y jefes de divisiones.

El memo tiene fecha 17 de octubre y dice textualmente, con respeto de su sintaxis original, sus comas y sus mayúsculas: “Raíz implementación de la Orden Operacional J.P. N° 05/19, suscripta por el Sr. Jefe de Policía, por la visita del Sr. Presidente de la Nación, Ing. MAURICIO MACRI, el día 18 del corriente, en nuestra ciudad capital, más precisamente en la explanada del puente ‘Gral. Manuel Belgrano’. Deben disponer que el 100% del personal bajo su mando, se encuentre en apresto en esta Jefatura de Policía, el día 18/10/19, 15.00 horas, de civil, aguardando directivas al respecto”. Lleva la firma de Edgardo Acevedo, comisario general, subjefe de Policía de Corrientes.

Las interpretaciones alrededor del documento no tardaron en llegar. Algunos advirtieron que la convocatoria de los efectivos es para “hacer montón” y otros se quejaron por el desproporcionado operativo policial desplegado, que hará uso de todos los oficiales provinciales.

La situación no solamente se circunscribe a la administración provincial. Los gremios denuncian que en el municipio de Goya, cuyo intendente es integrante de ECO-Cambiemos, Ignacio Osella, está llamando al personal contratado a completar una planilla encabezado con su nombre y apellido y número de documento más 20 líneas en blanco. En ellas los trabajadores tienene que completar 20 nombres de personas que voten a Cambiemos porque “sino quedan sin trabajo”. 

Fuente: Política Argentina