En algunos barrios de la Ciudad de Buenos Aires ese alimento esencial ya se vende a 110 pesos y promete avanzar hacia todos los rincones.

Es que los interminables tarifazos en los servicios y la suba en el precio de la harina y del resto de los insumos empujan a los panaderos a aumentar el precio del pan, las facturas, etc.

"Es cierto que (los molinos) tienen más gastos por el aumento de la nafta y los servicios. Sin embargo, ellos a nosotros nos cobran la logística, el traslado, el precio más el IVA, y cuando va a comprar el trigo al campo, que transportan en camiones, no pagan el flete y se lo cobran al productor", explicó José Álvarez, presidente del Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires.

El precio del pan se compone un 35% de materia prima, un 45% de los impuestos y el resto de mano de obra. En el último año, se duplicó el costo de la harina y desde el sector panadero prevén que siga subiendo en lo que resta de 2019.

Mirá el video:

Leonardo Maraval on Twitter

Fuente: Diario Registrado