Es la peor inundación en los últimos 40 años. Hay más de 600 evacuados y un millón de hectáreas se encuentran abnegadas. La zona sufrió tres temporales en apenas 20 días. La ciudad de Arroyo Seco fue la más afectada.

El sur de Santa Fe volvió se encuentra fuertemente afectado por un temporal que provocó inundaciones en diferentes ciudades de la zona. En las primeras horas del domingo pasado cayeron más de 300 milímetros de agua y al menos una decena de localidades quedaron muy afectadas por las inundaciones.

Las más duras consecuencias se vivieron en la zona del cordón de la ruta provincial 21, que une Rosario con Villa Constitución. Así, se produjeron inundaciones y anegamientos severos en localidades como Arroyo Seco, Villa Gobernador Gálvez, Pueblo Esther, Fighiera, General Lagos, Empalme y Villa Constitución.

También el agua produjo inconvenientes en las localidades de Labordeboy, Elortondo, Wheelright, Firmat, Chabás y Villada.

Precisamente, los arroyos Frías, Seco y Pavón se desbordaron, provocaron la evacuación de centenares de personas y hasta obligaron a la interrupción completa del tránsito en la Autopista que une Rosario y Buenos Aires a las alturas de Arroyo Seco y de San Nicolás.

Mientras que Arroyo Seco fue definitivamente la más afectada. En un lapso de 10 días sufrió su tercer temporal grave y sus instalaciones no dieron abasto. Se estima que sólo allí ya se registraron unos 400 evacuados.

Uno de los momentos más dramáticos se vivió en la noche del domingo, cuando el propio centro de evacuados ubicado en el club "Tiburones del Paraná", donde habitualmente practican natación niños discapacitados, también se inundó y tuvo que ser desalojado.

"Se están buscando lugares alternativos. El club que siempre fue el centro de evacuados también se inundó", explicó Jorge Alvarez, el ministro de Desarrollo Social de la provincia de Santa Fe.

Por su parte, el jefe del cuartel de bomberos de Arroyo Seco, Alexis Sciacca, describió el panorama desolador de su ciudad. "Hay cosas que nos superan. Hay casas que tienen más de un metro y medio de agua adentro. Además, el centro de evacuados se está inundando. Ver mi cuartel de toda la vida destruidoà se me caen las lágrimas. Tengo 40 años, hace seis que soy jefe de la institución. Es mi casa. Los muchachos están destruidos, estamos tratando de hacer lo mejor posible", detalló el bombero.

La misma localidad había tenido hace una semana unos 100 evacuados, afectados por el desborde de los arroyos que cubren la ciudad.