Finalmente, el subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, presentó su renuncia tras la revelación de que no había declarado una cuenta por 1,2 millón de dólares en Andorra. La oposición lo había denunciado en la Justicia.

Su dimisión fue presentada a su superior, Fernando De Andreis, según revelaron fuentes gubernamentales.

Díaz Gilligan está acusado de ocultar su participación en una empresa radicada en Gran Bretaña dedicada a transferencias de jugadores de fútbol que contó con 1,2 millón de dólares a su nombre en una cuenta en un banco de Andorra.

Sectores de la oposición habían denunciado al funcionario ante la justicia por mentir en sus declaraciones juradas. Hoy, dirigentes cercanos a Cambiemos también se sumaron a las críticas y reclamaron la denuncia del funcionario. ¿Qué pasará ahora con el ministro Luis Caputo, que se encuentra en una situación similar?