La Confederación General del Trabajo (CGT) aún no se pronunció respecto a la posibilidad de sumarse a la movilización que prepara la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) y el sindicato de Camioneros que conducen Hugo y Pablo Moyano.

Luego de la fallida convocatoria que realizaron en marzo último, la CGT comenzó a perder fuerza, por los diferentes acuerdos que hizo con el Gobierno por la reforma previsional y la laboral, lo que llevaron a un desgaste del triunvirato y la salida del gremio de Camioneros, uno de los de mayor convocatoria.

Se espera que en las próximas horas se convoque a una reunión de Consejo Directivo, con el fin de definir si se suma a la movilización convocada para el 8 de junio, a la que también asistirán los movimientos sociales y políticos.