La detención del empresario Mateo Corvo Dolcet en el bar Los Angelitos, en Capital Federal, desató un verdadero escándalo en Pilar, provincia de Buenos Aires. Ocurre que Corvo es responsable del fondo de inversión Ínsula Urbana, con importantes obras sobre la Panamericana. El jefe comunal de Cambiemos, Nicolás Ducoté, fue un ferviente defensor de esas obras.

En diálogo con Primereando las Noticias, el concejal de Unidad Ciudadana Juan Pablo Roldán se refirió al escándalo: "Se jactan de hablar de lucha contra la corrupción, contra las mafias, contra el narco pero acá hicieron todo lo contrario. Es una verguenza. Hay doble discurso en Cambiemos. El intendente Nicolás Ducoté o Elisa Carrió dicen una cosa y hacen otra", describió.

¿Por qué incluye a Carrió?, consultó PLN. "El silencio de Carrió se debe a que Marcela Campagnoli, que es una persona de su absoluta confianza es la secretaria de Educación de Ducoté. Ahora, Carrió la puso como candidata en provincia de Buenos Aires. Es la mano de derecha de Carrió, es la que siempre la acompañó en todas sus denuncias. Además, el marido de Marcela es un constructor muy importante y es secretario de Obra Pública del municipio", señaló Roldán.

Desde la oposición, pidieron en el Concejo Deliberante que Ducoté vuelva atrás con todas las concesiones que realizó al grupo empresario que comanda Corvo, quien está detenido sospechado por lavado de dinero y vinculación con el narcotráfico.

"Desde Unidad Ciudadana pedimos dos cosas. Por un lado, derogar todos los permisos comunales que el intendente le dio a esa empresa. Por otro lado, queremos que se aplique la ley del narcotráfico y que el municipio expropie las propiedades de Corvo", propuso el edil kirchnerista.

Mientras tanto, el escándalo parece no terminar: Ducoté afirmó que el proyecto inmobiliario en el kilómetro 50 debe continuar, a pesar de la detención de Corvo y otras personas vinculadas a Ínsula Urbana. "No se entiende por qué insisten con la propuesta", cerró Roldán.