Anoche se inauguró la Feria del Libro con un acto de apertura, al que acudieron cientos de manifestantes que protestaron contra la creación del polémico UniCABA, con el que el Gobierno porteño impulsa el cierre de profesorados docentes.

La Feria del Libro comenzó ayer a la noche con un escandaloso episodio en el que un grupo de manifestantes que solicitaban que no se cierren los bachilleratos populares. Mientras el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto hacía uso de la palabra, dos jóvenes subieron al escenario y le manifestaron su disconformidad.

"El Gobierno quiere cerrar los terciarios", dijo uno de los jóvenes que se apostó junto al funcionario, que les cedió la palabra para que pudieran expresarse. "Salimos a la calle, salimos a luchar, los profesorados no van a cerrar", decían desde abajo de la tarima, en referencia a la posible eliminación de 29 profesorados que rigen en la Ciudad.

La Legislatura porteña debate en comisión un proyecto de ley, impulsado por el Gobierno de la Ciudad, para crear la UniCABA, una universidad que concentrará la formación docente y que su implementación derivaría en cerrar los mencionados profesorados.

Por su parte, el presidente de la Fundación El Libro, Martín Gremmelspacher, pidió calma hasta que la situación se atenuó. Luego, la escritora Claudia Piñeiro continuó con el acto y dejó su firma de apoyo a los jóvenes: "Yo fui al profesorado de matemática. Espero que se retire el proyecto".

Al cierre del acto, como es habitual, Avelluto negó el problema y acusó a quienes reclamaron de "fascistas".