El adolescente murió en el Hospital de Niños, donde se encontraba internado con muerte cerebral. Familiares y vecinos organizan una movilización a la Comisaria 38.

El chico de 14 años baleado por motochorros en el barrio porteño de Flores murió este lunes en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde se encontraba internado con muerte cerebral.

El menor había sido internado en primer término en el hospital Piñeiro, donde fue operado a raíz de las gravísimas heridas por dos balazos, y luego fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde permanecía en gravísimo estado.

Los vecinos de Flores aseguraron que la zona se encuentra liberada por la Policía. Hoy se espera una marcha para pedir seguridad en las puertas de esa seccional policial.

A horas del mediodía de hoy, un grupo de vecinos llegó hasta la comisaría 38 para hablar con el comisario a cargo, pero este no se encontraba y se registraron gritos y empujones.