Mientras cierra con Stolbizer, el líder del Frente Renovador sueña con sumar a la diva de los teléfonos a sus filas. Aprovecha el acercamiento con Facundo Moyano para tender puentes que puedan ponerla en su lista.

El primer avance para sumar a "Su" al Frente Renovador se dio en la fiesta por los diez años del Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes y Afines, en Tecnópolis, a la que asistió Susana Giménez y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. “¡Qué fórmula seríamos juntos!”. Un poco en broma y, un poco en serio, la frase se repitió una y otra vez.

La diva fue invitada por su amigo íntimo, Facundo Moyano, con quien se le atribuye un romance que nadie termina de confirmar.

“Si Mauricio (Macri) se entera, me mata”, le habría contestado Susana a Massa cuando el diputado le propuso, mitad en chiste y mitad en serio, armar una fórmula de campaña juntos, según relató Revista Noticias.

Es sabido que personajes tan carismáticos como Susana arrastran un importante caudal de votos, debido al cariño que generan en gran parte de los argentinos. Y el ejemplo lo aprendió del actual Presidente, Mauricio Macri, quien, en el 2005, mandó a medir a Marcelo Tinelli como posible candidato a jefe de Gobierno Porteño y el resultado fue contundente: 7 de cada 10 encuestados lo hubieran votado.

La diferencia entre Susana y Tinelli es que al vicepresidente de San Lorenzo lo tientan el poder y la política. En cambio, para la diva, este es un espacio que ella dijo, más de una vez, que sólo lo mira desde afuera.

“Ser presidente es lo peor que te puede pasar en la vida. Es admirable que alguien quiera meterse en semejante quilombo, aparte todos envejecen. ¿Viste la foto de Obama apenas asumió y ahora? Está hecho mierda. Con el pelo blanco. Claro, por supuesto, es el número uno del mundo. Nunca aceptaría nada político, la libertad no tiene precio”, confesó la diva, meses atrás, en una entrevista al diario Perfil.

Sin embargo desde el entorno de Massa aseguran que seguirá insistiendo para convencer a la conductora que acepte trabajar políticamente con su espacio. Y tienen esperanzas porque su propuesta está acompañada de un empujoncito de Facundo, que con ella tiene una relación especial y una vez por semana se juntan a jugar a las cartas.

Mientras tanto el de Tigre sigue consolidando sus lazos con Margarita Stolbizer y mantiene una dstancia prudencial con el peronismo, algo que ya empieza a traerle ruidos internos con muchos dirigentes de sus filas que esperan otra orientación, más cercanas a sus raíces justicialistas, para 2017 y 2019.