Fiel a su estilo, Eduardo Feinmann fue chicaneando, uno por uno, a las personas reconocidas por su labor político, académico o artístico que anoche participaron de la presentación de Sinceramente, el libro escrito por la ex presidenta y actual Senadora, Cristina Fernández de Kirchner; hasta el momento que se pudo observar al dueño de América, Daniel Vila, sentado en la primera fila y acto seguido un silencio inundó el estudio televisivo .

Vale destacar la cobardía del conductor televisivo quien injuriaba o descalificaba a las personas que allí se encontraban, sin que estas supiesen lo que este triste personaje de la TV decía sobre ellos.  

De esta manera, Feinmann denigró y descalificó a personas como el actor Pablo Echarri; el premio Nobel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel; la intendenta de La Matanza, Verónica Magario y el referente sindical, Hugo Yasky, entre tantos otros.