Scilingo, de 71 años, condenado a 1.084 años de cárcel por lesa humanidad por tirar desde aviones a detenidos desparecidos, lleva 26 salidas de la cárcel con su familia a un pequeño pueblo de la sierra de Madrid, informó el sitio Vozpopuli.    

La condena de Scilingo está firme desde 2007 y la cumple en la cárcel de Alcalá de Henares (Madrid). El ex capitán de corbeta Adolfo Francisco Scilingo Manzorro fue condenado en España a 1.084 años de cárcel por lesa humanidad.

En una entrevista televisiva, Scilingo confesó en 1996 sus crímenes. “Todos los miércoles se hacía un vuelo y se designaba en forma rotativa distintos oficiales para hacerse cargo de esos vuelos. Los que el día antes se los elegía para morir, se los llevaba al aeropuerto dormidos o semidormidos mediante una leve dosis de un somnífero haciéndoles creer que iban a ser llevados a una prisión del Sur. Una vez en vuelo, se les daba una segunda dosis muy poderosa, quedaban totalmente dormidos, se los desvestía y, cuando el comandante daba la orden, se los arrojaba al mar uno por uno”.

Admitió que participó en al menos dos de esos vuelos en los que arrojaron a diferentes personas. En el segundo, durante las maniobras, se resbaló y a punto estuvo de caer al mar junto a sus víctimas de no ser porque uno de sus compañeros le rescató a tiempo. Dijo que tras aquella experiencia no volvió a ser el mismo y que se entregó al alcohol.

 Se incorporó unos días antes de las Navidades de 1976 y desde el inicio mostró su deseo de integrar el temido Grupo de Tareas 3.3.2., el más activo. Tuvo que conformarse con el puesto de jefe de electricidad y posteriormente con el departamento de automoción. Eso le permitió conocer muchos secretos de la ESMA.