La capital entrerriana conoció ayer a la noche los nexos entre el intendente de Cambiemos con el jefe narco de esa ciudad, quien costeó la campaña electoral. El ministro faltó a la verdad para defender a su importante aliado. Los grandes medios callados.

El programa ADN que se emite por C5N tuvo acceso a escuchas telefónicas en las que se desnudan los vínculos entre el intendente de la ciudad entrerriana de Paraná, Sergio Varisco, el narcotraficante Daniel “Tavi” Celis y otro referente local de Cambiemos, el concejal Pablo Hernández. El ministro del Interior, Rogelio frigerio, evitó pronunciarse sobre las escuchas y pidió que la justicia actúe con premura. Destacó además que “el intendente de Paraná se presentó espontáneamente ante el juez”.

En un intento de mejorar la delicada situación de Varisco, el ministro del Interior de la Nación sostuvo hace unos días ante los periodistas que “el intendente de Paraná la semana pasada se presentó espontáneamente ante el juez e hizo todas las aclaraciones del caso”.

Sin embargo, el programa ADN que se emite todos los domingos por el canal C5N mostró que las cosas no fueron como Frigerio asegura: Varisco no se presentó espontáneamente, sino que fue citado a declarar en la causa por narcotráfico.

Allí confesó que conoce a Celis desde la campaña electoral de 2011, que estuvo en su casa en una reunión y que participó en actos políticos que, según la Justicia, fueron financiados por el presunto jefe narco.

Según se puede escuchar en los audios difundidos en las últimas horas “Tavi” Celis, investigado por la justicia por narcotráfico, le recrimina al concejal Hernández una supuesta falta de cumplimiento por parte de Varisco de “los compromisos” asumidos por el intendente de la capital provincial, en el marco de la campaña política.

“Yo te dije diez mil veces a vos: no voy a trabajar con Varisco porque me va a cagar, y vos qué me dijiste, qué me dijiste? decímelo en la cara… vos me dijiste: no, no te va a cagar, no te va a cagar. Y me está cagando; él mismo me manda a pegar. ¿Te pensás que soy estúpido?” dice Celis en el audio en donde además increpa a Hernández porque faltan incorporar al municipio a 25 personas de las 45 o 50 que él había pedido.

Celis le dice también al concejal: “Yo tengo herramientas para defenderme, Pablo, de acá a la China, tengo grabaciones, tengo filmaciones, sabés la cantidad de material… así que si lo quiero hacer cagar, de todos lados lo hago cagar, tengo todo en mi mano, así que no me importa lo que hablen, si ustedes están más sucios que yo, ustedes cagan a la gente, yo no, boludo”.

Otros audios que se conocieron en los últimos meses reflejan una aparente vinculación entre Varisco y sus funcionarios con narcotraficantes.

La Justicia investiga las operaciones de Celis que comandaría una banda narco en Paraná. En ese marco, el juez federal Leandro Ríos realizó varios allanamientos y detenciones. Se busca determinar si utilizaba camiones de la Unidad Municipal N°2 de Paraná para la distribución de droga.

Esto motivó que desde el juzgado, luego de citar a declarar al concejal Hernández y a la secretaria de Seguridad del Municipio de Paraná, Griselda Bordeira, se produjeran nuevos allanamientos en distintos puntos de la ciudad y las detenciones de un funcionario -el director de Arquitectura Social, Carlos Alberto Bernini- y dos empleados – Sergio Pross, quien también trabajaba en Arquitectura Social y de Guillermo Viggiano -hermano de Esteban Horacio Viggiano otro de los imputados-, hasta originar la citación a declarar al propio presidente municipal.

En su declaración ante los medios, Varisco intentó despegarse del tema, señalando que se trata de una causa “que se inicia en la gestión (municipal) anterior, a partir de un allanamiento en calle Alemanes del Volga. La causa siguió y ante la citación del juez, mi propósito es la colaboración con la justicia”, según consignó Diario Juno Digital.