A pesar de haber prometido bajar el tono y dejar de contribuir con versiones injustificadas y acusaciones sin fundamento contra la oposición que pudieran perjudicar las perspectivas internacionales sobre la Argentina, Juntos por el Cambio mintió y, en modo campaña, retomó su agenda del terror: en este caso, el ministro de Justicia de Macri culpó al triunfo de Alberto Fernández en las PASO por la baja en la cantidad de denuncias de venezolanos en la Argentina sobre abusos en su país y argumentó que "se agudizó la sensación de temor" de esos residentes extranjeros ante un eventual gobierno del Frente de Todos.

Tras un tibio intento inicial por no vincular sin argumentos a un eventual gobierno opositor con la gestión de Nicolás Maduro y con ello perjudicar al país, Germán Garavano se olvidó de la moderación y afirmó que "se agudizó la sensación de temor" de residentes venezolanos en la Argentina ante una eventual derrota macrista y triunfo opositor.

Lo hizo al referirse a las denuncias por violaciones a los Derechos Humanos que decidió recopilar el Gobierno en los últimos meses, una medida que se coló en la campaña rumbo a las PASO y que redundó en un informe que se remitirá en los próximos días a la Corte Penal Internacional (CPI).

"(Los venezolanos) siempre expresaron mucho temor por la posibilidad de que personas del régimen tomaran información o los identificaran. Y a partir de esta victoria electoral que tuvo el Frente de Todos, claramente esa sensación de temor se agudizó e hizo que prácticamente no se hicieran nuevas denuncias", aseguró Garavano ante la prensa tras una reunión de Gabinete.

Según el ministro, la cantidad de denuncias en la Secretaría de Derechos Humanos sobre venezolanos que viven en la Argentina y que plantean abusos en el gobierno de Venezuela se redujeron drásticamente tras el triunfo de Fernández en las PASO. El funcionario, de forma insólita, atribuyó esa baja en las denuncias presentadas en la Argentina a un temor de los venezolanos residentes en el país ante eventuales represalias si gobernara la oposición.

Fuente: Política Argentina