La reforma laboral ni siquiera se discutió en el Congreso, pero el presidente Mauricio Macri ya logró borrar de un plumazo las paritarias de los metalúrgicos fueguinos al menos hasta el 2020. Lo hizo gracias a un acuerdo entre la cámara empresaria, la gobernadora Rosana Bertone y la UOM.

El jefe de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, fue uno de los primeros diigentes sindicales en mostrarse permeable a una reforma flexibilizadora en materia laboral, incluso antes de las elecciones legislativas, y ahora puso la firma para dejar sin paritarias a los trabajadores de su sector en Tierra del Fuego.

El convenio, que se denomina “Acuerdo por la Producción y el Empleo”, fue suscripto con la Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales de Electrónica (AFARTE), el Ministerio de Producción de la Nación y la gobernadora fueguina Rosana Bertone.

De esta forma, las empresas no aumentarán las remuneraciones durante 24 meses, plazo que comenzará a regir a partir del 30 de junio de 2018.

“No nos gusta ni no nos agrada, pero priorizamos la necesidad de continuar con la industria tal como viene hasta el momento”, justificó el secretario adjunto de la UOM de Río Grande, Marcos Linares, y agregó que firmaron para que “no haya ni despidos ni suspensiones en ese mismo período”.

La eliminación de las paritarias de los metalúrgicos fueguinos se produce tras la presentación del borrador de la reforma laboral del Gobierno de Mauricio Macri, que es resistida por todas las centrales obreras ya que flexibiliza los contratos de trabajo, recorta las indemnizaciones, incrementa la jornada laboral y elimina las horas extras, entre otras modificaciones regresivas.