Los gremios aeronáuticos anunciaron un paro para el lunes 26 tras conocerse la decisión de Aerolíneas Argentinas de suspender a 376 trabajadores por participar de las asambleas realizadas el 8 de noviembre último.

Ese mismo día, Mauricio Macri se quejó por las demoras y suspensiones de vuelos y cargó contra los sindicatos y contra el gasto que le representa al Estado el sostenimiento de la aerolínea de bandera.

Ayer cuando se conoció una importante lista de suspensiones a trabajadores. Estas se realizarán de forma gradual y escalonada, durante 10 o 15 días, para no afectar el "normal" funcionamiento de la empresa, y los operarios que participaron de las asambleas no cobrarán por las horas no trabajadas durante el día de la asamblea.

El 8 de noviembre los trabajadores convocaron a asambleas y reclamaban la aplicación de la cláusula gatillo. Además, vienen denunciando el desmantelamiento de la empresa estatal como contracara a de un fuerte avance de las empresas low cost, que ganan terreno en el mercado aeronáutico.

Ese4 mismo día, Macri pidió a los gremios y a la empresa que se hagan las cosas "como hay que hacer en Aerolíneas para que no requiera del aporte de todos los argentinos". También se expresó "con un pedido a los gremios aeronáuticos y a la empresa para que lo antes posible Aerolíneas pueda volar sin pedirle plata al Estado Nacional".