Un hombre se encadeno en las puertas del Congreso Nacional en reclamo de la falta de cobertura en los medicamentos a los asociados de PAMI. Farmacias de todo el país dejaron de atender a los jubilados que pertenecen a la entidad por una deuda millonaria.

Los farmacéuticos tomaron esa decisión ya que el PAMI les adeuda 2.000 millones de pesos, esta situación perjudico a miles de jubilados que se quedaron sin cobertura. El titular de la entidad, Carlos Regazzoni, reclamó que “son las farmacias quienes tienen que poner el hombro”.

Mientras que del Colegio de Farmacéuticos de La Plata manifestaron que “se arribó a una medida de esta magnitud tras un año de diferentes protestas porque los farmacéuticos quedamos como rehenes de la industria, que en este caso son los laboratorios. PAMI le paga a la industria con dinero en efectivo, pero a nosotros nos paga la industria con notas de crédito. Creó una cuasi moneda, lo que expone la distorsión por la que atraviesa el sistema, que nos deja sin stock en los locales y no sólo nos cuesta atender a los afiliados al PAMI sino que también se complica con los afiliados del resto de las obras sociales”.

Esta grave situación por la que atraviesa el PAMI derivó a que un hombre tomara la decisión de encadenarse en reclamo por la falta de cobertura en los medicamentos de su madre. “Tengo un límite y es mi vieja y mi mujer; hay cosas que son innegociables y es la salud. Si mi vieja no tiene los medicamentos puede quedarse parapléjica”, reclamó el hombre indignado.

Con un cartel con la frase "El límite es el PAMI", el hombre dijo saber que el responsable por la falta de medicamentos es la entidad y justificó su protesta en el Congreso Nacional ya que es allí donde “se expresa el pueblo”, señalo.

La decisión fue adoptada por la Confederación Farmacéutica (COFA); la Federación Argentina de Cámara de Farmacias (FACAF); y la Asociación de Farmacias Mutuales y Federación Farmacéutica, cuyos representantes prevén reunirse próximamente con el presidente del PAMI, Carlos Regazzoni.