Aunque todo el Gobierno aseguró que la inflación en esta época del año se encontraría en un solo digito, los datos reales del país real indican otros escenarios y otros números.  La inflación registrada  en agosto se ubicó por arriba del 4% mensual, mostrando una aceleración respecto de los meses previos en el año, según distintas estimaciones privadas.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) revelará el jueves próximo el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto con cobertura nacional.

Las estimaciones y mediciones privadas indican que en el octavo mes del año hubo un fuerte traspaso a precios de la devaluación del peso, lo que motivó un recalentamiento de la inflación general.

Según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), organismo dependiente de la Universidad para la Educación y el Trabajo (UMET), el poder adquisitivo se encuentra en su peor momento desde el 2010.

De acuerdo con los estudios de la entidad, la inflación de agosto fue del 4,3%, el valor mensual más alto desde abril de 2016.

A su vez, en lo que va del año, la inflación acumulada registra un alza del 24,5%, y comparada con relacion al mismo mes del año pasado (los últimos doce meses), tal cifra se eleva al 34,1%.

El Índice de Relevamiento de Precios (IRP) de la Fundación Germán Abdala arrojó un alza del 3,8% mensual y alcanzando el 33,3% anual; la inflación núcleo se ubicó en 4,1% mensual y respecto al mismo mes de 2017 registró un crecimiento de 30,3%.
Según el Centro de Estudios Económicos (CEE) de la Universidad de Belgrano, la inflación de agosto se ubicó en 3,6% y, de ese modo, la variación interanual trepó al 31,7%.

De acuerdo con esta misma medición, entre enero y agosto, la inflación acumulada llegó al 23% y la medición núcleo se ubicó en 3,7% mensual, evidenciando una expansión de 26,6% interanual.