La cabeza de La Generación, la agrupación que reúne a funcionarios y jóvenes militantes del ala dura del PRO, planea convertir el espacio en una especie de club, donde cada militante debe abonar una cuota mensual de mil pesos, mientras hasta aquí la posibilidad de financimiento era a a voluntad.

Pareciera que el ajuste también golpeó el financiamiento político, porque la agrupación que conduce el intendente de Pinamar, Martín Yeza, habría exigido que "el aporte que en concepto de cuota mensual deben realizar todos los socios activos es fundamental".

Tanto es así que según la nueva normativa, quien no pague no tendrá voz ni voto en la asamblea de cierre anual -cambiaron de fecha porque River y Boca disputan la final de la Copa Libertadores- y serán dados de baja.

Además también se supo que no se aceptarán pagos en efectivo para esta nueva modalidad que emula el carácter VIP para el integrante cuyos ingresos les permita abonar la mensualidad, sino que sólo lo podrán hacer por transferencia o por Mercado Pago.

En marzo de este año, Yeza fue elegido como jefe de La Generación, la organización de militancia joven que quiere ser el ala dura del PRO: forman parte como vicepresidente Juan Manuel Fernández, funcionario de confianza de Marcos Peña que se desempeña en la secretaría Parlamentaria de la Nación, en donde el jefe de gabinete colocó a Lucía Aboud; Juan Gowland, de máxima confianza de Andrés Ibarra; Pía Delneri, que trabaja con el canciller Jorge Faurie; Alex Campbell, del entorno de Vidal; Juan Ignacio Maquieyra, funcionario de Larreta; Sebastián Tabakman, vocero de Dujovne; Sergio Siciliano, clave en el ministerio de Educación bonaerense por la relación con los duros gremios docentes y Noelia Ruiz, del espacio de Federico Salvai.

Fuente: Diario Registrado, LPO