Daniel Cerezo, el ministro de La Felicidad del gobierno nacional se deprimió. Así lo confesó en diálogo con la revista Noticias, donde aseguró que estar angustiado.

“Caí en una boca de tormenta que me hizo replantear un montón de cosas”, aseguró después de que fue criticado por la charla motivacional que realizó en Tecnópolis donde aseguró que la pobreza económica no era relevante.

"Me parece que todo el mundo se detiene a pensar en esa pobreza (la económica) y no en las otras: la cultural, la educacional, en la falta de diálogo, de aceptar al diferente. Ser pobre económicamente no te limita a tener un montón de riquezas que a vos te puedan proyectar", estas palabras en un marco de descontento generalizado por la situación de crisis económica que se vive en el país provocó una catarata de críticas.

Cerezo aseguró estar "deprimido" y  que luego de los hechos ocurridos se está replanteando su trabajo.

El macrismo le quitó la alegría a su propio ministro de Felicidad, eso si que es bien PRO.