Así lo aseguró el radical Gustavo Melella, jefe comunal de Río Grande, Tierra del Fuego. "No salgo de mi asombro, estamos a 20 días de las elecciones. La gobernadora (Rosana Bertone) anunció una lluvia de las inversiones. La electrónica iba a crecer con miles de puestos de trabajo nuevos. Después de las elecciones cambió todo", ironizó.

"Cuando el Gobierno anunció que bajaban los impuestos a la electrónica era decidir la muerte de la industria", siguió Melella. "Soy crítico del Gobierno nacional pero en este caso responsabilizo a los industriales y a la gobernadora", afirmó el alcalde.

"El gobierno provincial firmó un acuerdo con Antonio Caló, de la UOM, que solo beneficia a los empresarios. A nadie más. Es una locura pensar que en dos años no te aumenten los salarios con la inflación. El costo de vida en la provincia es más alto. El alquiler no se va a congelar por dos años", describió.

Y afirmó por último: "Esto va a golpear sobre toda la actividad, porque los trabajadores van a gastar menos en los comercios. Es una realidad. Es una locura lo que hicieron. Bertone no tuvo la fuerza para defender a la provincia. Los industriales pidieron y se llevaron todo. Bertone no hizo nada para defender a los trabajadores"