La jueza federal María Servini de Cubría determinó la intervención del Partido Justicialista nacional y puso como interventor a Luis Barrionuevo, un hombre cercano al Gobierno de Mauricio Macri. Ante esa situación, el presidente de la institución, José Luis Gioja, emitió un duro comunicado.

“La intervención carece de todo sustento legal. Esto tiene que ver con la judicialización de la política y atenta contra la democracia”, aseguran las autoridades del partido, quienes informaron que apelarán la decisión de Cubría.

“La decisión tiene por objeto proscribir una vez más al peronismo y dejar al Gobierno sin su principal partido de oposición”, agrega el comunicado.

Finalmente, concluye: “Nosotros seguiremos levantando nuestras banderas, luchando por los trabajadores, los más humildes y para que se corrija el rumbo económico”. No es la primera vez que Servini de Cubría busca intervenir sobre el partido con más afiliados de Argentina. En 2016, intentó frenar los comicios que finalmente llevaron a Gioja a la presidencia del PJ.