Una investigación de El Disenso revela cuánto le cuestan al Estado los jóvenes Pro a cargo de Piter Robledo que  vinieron a reemplazar la “grasa militante” de la gestión anterior. ¿Cuánto cobran estos jóvenes para ponerse las pecheras azules y "ayudar" en la inundación de La Emilia?

El grupo de jóvenes es comandado por Piter Robledo que tiene el cargo de Subsecretario de Juventud de la Nación en el Ministerio de Desarrollo y representa a la Juventud PRO a nivel nacional, dicho lugar fue ocupado anteriormente por el actual Jefe de Gabinete Marcos Peña Braun. Una gran mayoría de estos jóvenes fueron compañeros del exclusivo colegio Southern Cross, y con la llegada de Piter hicieron su arribo al Ministerio de Desarrollo Social.

Juventud, divino tesoro

Hoy el funcionamiento de los jóvenes Pro le cuesta al Estado 22 millones de pesos y un sueldo promedio alcanza casi los 40 mil pesos. El nutrido “grupo cool” que reemplaza a la “grasa militante”, lo componen desde familiares de funcionarios y legisladores hasta compañeros de colegio que en su mayoría sin experiencia laboral pasaron a engrosar las filas del ministerio.

Según un informe de Desarrollo Social al que accedió El Disenso, Piter Robledo ingresó en la Secretaría de la Juventud el 10/12/15 con cargo de Subsecretario de Juventud y con un sueldo de $100.896,50. Actualmente cobra $127.203,60.

La contradicción es que Robledo llevo a cabo muchos despidos en Desarrollo Social argumentando que “no quiero que la Subsecretaría sea un local partidario”. Pero no sólo que le dio asilo a los que componen la Juventud Pro sino que con consecuencias escandalosas, si sumamos los sueldos de los 561 ingresos de Desarrollo Social desde la asunción de Macri, tendríamos un total de $21.955.292,59 en sueldos mensuales, compuesto por $18.101.949,50 de sueldos brutos y $3.853.343,09 de horas extras.

Solo en la Secretaría de Juventud, los nuevos sueldos sumarían cada mes $2.018.187,54, de eso, casi medio millón corresponde a horas extras que están especialmente repartidas entre los jóvenes PRO de menor jerarquía y su aplicación tiene cierto criterio de equidad, como si estuvieran distribuidas para que absolutamente ningún militante tenga que vivir con menos de $20.000. Por ejemplo, tenemos el caso de B. Williams, que este mes habría cobrado un sueldo de $11.757,60 con $15.244,19 de horas extras. Esta “modalidad” se repite no solo en los empleados de Robledo, sino en la mayoría de los nombramientos de Desarrollo Social con casos realmente escandalosos en los que las horas extras superan ampliamente al sueldo. Así F. Catán otro miembro de la Secretaria de la Juventud se llevaría 10.712,6 de salario bruto más $13.870,09 de horas extras.

Los Piter Robledo Boys

Los mejores amigos de Piter y compañeros de colegio: Matías “Gato” Plechot y “Santi” Nicolas Gracia Nougués, cuya única experiencia laboral conocida es la de haber sido tarjeteros/relaciones públicas de “La fiesta del Lago”, e Indalecio “Inda” Jaeschke el artista del grupo, compensan la baja categoría a la que accedieron por falta de experiencia para mejores cargos, deben hacer “extraordinarios sacrificios” para llegar “dignamente” a fin de mes:

Sueldos

JPRO: la Juventud Pro le cuesta al Estado 22 millones por mes

El caso más escandaloso de explotación es el de A. Contreras, que habría cobrado este mes un sueldo de $17.384,43, pero con horas extras por $27.097,96, un monto que refleja una exhorbitante cantidad de horas extras, especialmente para dependencias públicas que no son exactamente un drugstore “Open24”.

Otra gran trabajadora del ministerio es la sobrina dela Ministra de Desarrollo social. La joven Cecilia Stanley habría cobrado este mes $111.650,90, un salario interesante para la Coordinadora de Financiamiento para el Fomento del Ingreso Social con Trabajo.

Mientras tanto, desde el Ministerio de Desarrollo se está gestando una de las movidas electorales más fuertes para este año. A través del Decreto 51/2017 del Servicio Aduanero el abultado presupuesto de la cartera será engrosado con las cajitas felices, es decir, con los containers abandonados e incautados que yacían en aduana sin destino cierto y que pondrá a disposición de Stanley 973 bultos de mercadería suelta y 2995 contenedores llenos. El clientelismo no es ajeno al gobierno liberal, y este empujoncito extra valuado en U$S 760 millones consolida lo que será mayor movida populista de la historia.

Lo que no está claro es que el contenido de esos containers coincida con lo que realmente necesita la gente que recurre a la asistencia del Ministerio de Desarrollo, los contenedores con artículos de cotillón, accesorios de telefonía abandonados hace varios años, medicamentos vencidos u otras cosas que puedan aparecer no sean realmente útiles para los más necesitados. Respecto a los bultos sueltos y ateniéndonos al último detalle emitido por la aduana, entre los bultos que repartirá el Ministerio de Desarrollo podremos encontrar cargamentos de “dientes de Drácula”, repuestos para automotores, tonners vencidos para impresoras, cartones de raspadita o muñecas de porcelana. Se sabe, sin embargo, que muchos de los containers están cargados de ropa y juguetes importados, pero el gobierno no se ha preocupado de analizar las consecuencias que traería para las industrias textil y juguetera argentina la distribución los contenedores. En cualquier caso, las consecuencias negativas sobre sobre la industria no se sentirán hasta después de las elecciones, y la caída del sector será explicada con el dogmático argumento de la falta de competitividad.

Fuente: El Disenso