El total de empresas registradas en diciembre de 2015 según surge de las estadísticas de AFIP alcanzaba los 559.318 casos de empresas de menos de 100 trabajadores. A partir de allí, la cantidad de empresas se redujo drásticamente llegando en abril de 2019 a 540.465.

Según el trabajo del CEPA, las razones de sensible reducción en la cantidad de empresas tiene al menos cuatro ejes fundamentales: el aumento del costo de financiamiento, la caída del poder adquisitivo, el aumento en los servicios (electricidad, gas, agua) y la apertura importadora.

A su vez, otro dato genera más preocupación: el año 2018 fue el que mayor número de presentaciones registró el procedimiento preventivo de crisis con 108 en total, con una tendencia notoriamente creciente desde 2015. Así, remarcan, desde 2016 a 2018 se registraron 246 pedidos de procesos preventivos de crisis.

Además, explica que la cantidad de los Programas de Recuperación Productiva (REPRO), entre 2015 y 2017, disminuyó sensiblemente, “se concentraron en menos empresas y el monto destinado al programa disminuyó en términos reales”, y continúa: “Esta disminución, lejos de relacionarse a una mejora en la situación laboral, se debió al incremento en los requisitos exigidos a las empresas y a la diminución de los plazos aprobados (que pasaron en promedio de 12 meses a 3 meses). De hecho, desde el entonces Ministerio desalentaron su uso bajo el argumento de que “promueve la competencia desleal”.