Con un duro comunicado, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) repudió "enérgicamente" el premio otorgado por el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) al periodista de Clarín, Claudio Andrade, por la cobertura del caso Maldonado. 

"La pérfida actividad profesional de Andrade en relación con la causa Maldonado solo ha tendido a estigmatizar y alentar la persecución a todo el amplio movimiento de reivindicación y defensa del territorio, sostenido por las comunidades mapuches del sur argentino", describió la APDH.  

Y siguió: "Sus artículos aportaron a la construcción de la figura de un enemigo interno al molde del Ministerio de Seguridad y con el fin de seguir manteniendo, mediante el uso desmedido de la fuerza pública, un modelo económico y social de exclusión para quienes habitamos este suelo". 

En las redes sociales, el periodista Santiago Rey enumeró de qué se trató la "investigación" de Andrade: “Fue Andrade quien -sistemáticamente citando ’fuentes confiables’- instaló en la agenda que a Santiago lo había matado de un cuchillazo un puestero al que había atacado; que había realizado el ’sacrificio’ de pasar a la clandestinidad para beneficiar la causa mapuche; que había sido visto, dos meses después de desaparecer, en El Bolsón, durante una fiesta; que estaba en San Luis; o en el litoral. Y peor, Andrade fue quien, con el libreto del ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich, ayudó a sedimentar sobre el medio pelo argentino la idea de que en el sur los mapuches formaron una suerte de guerrilla secesionista, comparable a las FARC, la ETA o los kurdos”.