La Corriente Federal de los Trabajadores además reclama el cese de los despidos, la declaración de la emergencia social y manifiesta su preocupación por la escalada de los conflictos laborales y sociales.

Tras la multitudinaria concentración convocada por la dos CTA frente a Plaza de Mayo contra las políticas regresivas del Gobierno nacional, en donde se llamó a la CGT a la unidad de acción del movimiento obrero, la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) manifestó su “honda preocupación por la escalada de conflictos laborales y sociales generados por la política económica neoliberal”.

La Corriente, integrada por los gremios más combativos de la CGT reunificada, exigió a través de un comunicado el “cese inmediato de los despidos, la declaración de la emergencia social y un cambio urgente en la política económica”.

“Esta crisis no responde a ninguna herencia, es hija de las medidas que el actual gobierno viene aplicando hace diez meses. Devaluación, quita de retenciones, apertura de importaciones, endeudamiento externo e interno, tarifazos y despidos, han hundido al país en una gravísima recesión”, subrayó la organización cegetista.

“Hay varios rumores. Si en 2017 este Gobierno no pierde las elecciones, van a profundizar con las privatizaciones y la flexibilización laboral”,

La CFT se movilizará el viernes 18 de noviembre junto a las organizaciones sociales y de la economía popular contra “el despido de 300.000 trabajadores”, así como contra “el hambre, la miseria y la represión a la que están sometiendo a los sectores más humildes”.

“Insistimos en que es imprescindible acordar un programa para superar esta crisis, junto con un plan de acción común a todo el movimiento sindical. En ese camino la CGT a la que pertenecemos debe convocar a un paro general exigiendo ese cambio imprescindible de política económica”, remarcaron los gremios combativos de la CGT.

Antes de la convocatoria del 18, habrá otras marchas y medidas de fuerza, en este caso de los gremios que pertenecen a las CTA Autónoma. El próximo 10 de noviembre, se realizará una “Jornada Nacional de Lucha” con paros, movilizaciones y clases públicas en todo el país.

Desde esa agrupación sindical también se solidarizan “con todos los trabajadores del país que luchan por salvaguardar su legitimo derecho a vivir con dignidad”.

“Lo hacemos muy especialmente con los compañeros de Aerolíneas Argentinas, quienes como en los años 90 sufren los embates privatizadores del gobierno de los CEOs. Los trabajadores de APLA, no solo luchan por mantener sus puestos de trabajo y el poder adquisitivo de sus salarios”, sino que “están luchando por defender la soberanía nacional y un servicio público esencial”, indicó desde un comunicado la CFT.