Esa agrupación sindical criticó a la conducción de la CGT por su posicionamiento frente al Gobierno y reiteró la necesidad de implementar un plan de lucha contra el ajuste. Consideran insuficiente el bono de fin de año.

La Corriente Federal de los Trabajadores (CFT) manifestó el malestar de los sindicatos que en el Comité Central Confederal de la Confederación General del Trabajo (CGT) promovieron la convocatoria a un paro, que consideran insuficiente el bono de fin de año de mil pesos para jubilados que perciben la mínima y hogares con beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y el acuerdo de negociar por sector un adicional para todos los trabajadores para el que se fijó la cifra de dos mil pesos como referencia. Esos gremios –entre los que se cuentan también Camioneros– entienden que el triunvirato que integran Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña cedió ante el Gobierno al desactivar la medida de fuerza.

“Tras los confusos anuncios sobre bonos insuficientes, que tienen demasiadas exclusiones y de ninguna manera se corresponden con los reclamos reales de los trabajadores, se pretende vender que se ha establecido el diálogo”, remarcó ayer la CFT en un documento que dio a conocer tras un plenario en el que estuvieron sus principales referentes. Del encuentro participaron, entre otros, Sergio Palazzo (bancarios), Héctor Amichetti (gráficos) y Mario Almirón (docentes privados). En el texto se remarcó también que ese diálogo está limitado a un “esquema de gobierno que beneficia a los muy ricos en perjuicio de los pobres, los sectores medios, las cooperativas, los emprendimientos familiares y las Pymes”.

A favor de la implementación de un plan de lucha contra el ajuste que puso en marcha Mauricio Macri, la CFT recordó lo expuesto en el documento “De mal en peor” que la CGT redactó antes del congreso en el que se concretó la reunificación: “El esquema económico impulsado por el Gobierno muestra la peor cara hacia los trabajadores y la gran mayoría de los argentinos, hay un aumento de la pobreza, una brusca caída del consumo y perspectivas económicas y sociales que ensombrecen aún más el horizonte”.

La CFT señaló que esa realidad no ha cambiado. Por eso afirmó que “la CGT debe convocar a un paro nacional para poner límite a una gestión de gobierno irresponsable, exigiendo que cesen los despidos y suspensiones, que se reabran las paritarias, que se derogue el impuesto al salario, que se proteja al trabajo argentino restringiendo la apertura de importaciones”.