La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) convocó hoy a un paro de 24 horas para el próximo 24 de agosto, en el marco de una jornada nacional de protesta.

La medida de fuerza fue decidida en un concreso, tras el fracaso de las negociaciones con el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich.

Sonia Alesso, secretaria general del sindicato docente más grande del país, explicó que se resolvió ir a la huelga “por la negativa a reabrir las paritarias”.

“Nosotros discutimos salarios en el mes de febrero y ni en el peor de los pronósticos podía decirse en ese momento que habría una inflación interanual de entre el 44 y el 46 por ciento. La mayoría de las provincias discutieron aumentos paritarios de entre un 32 y un 35 por ciento. Los salarios quedaron muy bajos”, subrayó

La CTERA también reclama que se cumpla con la formación docente, la continuidad de planes nacionales educativos desfinanciados por el gobierno de Mauricio Macri, entre otras demandas relacionadas con infraestructura y mejores condiciones en las escuelas públicas.

“Se está subejecutando la inversión nacional en educación, las cifras son muy preocupantes”, remarcó Alesso.

Los gremios docentes también confirmaron que se sumarán a la Marcha Federal de la CTA, que partirá el 31 de agosto desde distintos puntos del país para converger el 2 de septiembre en en Plaza de Mayo.

“Vamos a participar de la Marcha Federal”, sostuvo Roberto Baradel, titular de Suteba, y confirmó la decisión de su gremio de ir a un paro de 48 horas con fecha a confirmar.

Por su parte, el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) realizará otro paro con movilización el 2 de septiembre en reclamo de la reapertura de la paritaria nacional del sector.