Ante la Justicia argentina, un operador de la empresa brasileña Odebrecht insistió en denunciar a Gustavo Arribas, titular de la AFI, por el cobro de coimas por casi 900 mil dólares. Un juez había desestimado en tiempo récord la denuncia, que ahora podría reabrirse con el nuevo testimonio.

El escándalo llega hasta la intimidad del presidente Mauricio Macri, íntimo amigo de Arribas. De hecho, el jefe de los servicios alquila - sin contrato formal - el departamento que ocupaba Macri hasta llegar a la Casa Rosada. "El Presidente y Arribas son amigos desde su juventud, y Macri no le iba a alquilar el departamento a cualquiera", reseñó La Nación, portal cercano al Ejecutivo nacional.

En una entrevista reciente con la periodista Laura Di Marco, Macri contó los motivos por los cuales eligió a Arribas para la AFI: "Yo pensé: de todos mis amigos, ¿cuál era el más vivo, el más desconfiado, el más acostumbrado a toda esta cosa de las trampas?", describió.

Será por eso que el presidente insiste en defender a su amigo más allá de los testimonios en su contra. Odebrecht es una constructora brasileña que está siendo investigada en diferentes países por el pago de coimas. Ahora, un operador de la empresa, Leonardo Meirelles, volvió a señalar a Arribas. "Solo me ocupaba de pagar coimas", dijo sobre las 10 transferencias al jefe de los servicios. El titular de la AFI podría volver a ser citado en el Congreso.