El diario La Nación publicó hoy una nota con los datos que se desprenden del informe que entregó el Gobierno al Congreso y no tubo reparos en hacer notar que la famosa Reparación Histórica quedó en menos que nada.

El monto que el Gobierno aspira a restarles a las jubilaciones en 2018 con la reforma previsional es casi el doble de todo lo que se invirtió hasta ahora en la Reparación Histórica desde su implementación, hace casi un año y medio.

El total destinado a ese programa entre julio de 2016 y octubre de 2017 suma 36.531 millones de pesos, mientras que el Gobierno pretende ahorrarse entre 60.000 y 70.000 millones de pesos con el cambio del índice de movilidad.

Pese a que la fórmula propuesta por el Gobierno contempla un pago extra según la evolución del PBI, la Casa Rosada reconoce que los incrementos del año que viene estarán por debajo de lo que determina la ley actual. El índice ya no estará atado al incremento de salarios y de la recaudación de la Anses, sino a la variación de precios al consumidor, como recomendó el FMI.

El resultado final dependerá de la inflación de 2018. Si se cumpliera la meta de ahorro proyectado en jubilaciones para el año que viene, la cifra equivaldría además a los recursos previstos para la Reparación Histórica en el presupuesto 2018. Son 69.773 millones de pesos. Para ejecutar esos fondos, sin embargo, el programa debería llegar a alrededor de 2 millones de beneficiarios, un número muy superior al actual.

Esos datos confirman que, transcurridos 16 meses, el programa dista de alcanzar los resultados prometidos: empezó a cobrar menos de la mitad del universo estimado durante el debate de la ley y el porcentaje promedio de aumentos quedó por debajo de lo calculado.