El responsable de la Comisión para las Personas con Discapacidad del arzobispado de Buenos Aires, el sacerdote Pablo Molero, afirmó hoy que “es necesario restituir inmediatamente” las pensiones no contributivas por discapacidad que fueron suspendidas por el Ministerio de Desarrollo Social ya que esos beneficios “han generado la posibilidad de vida digna y desarrollo a mucha gente”.

“Es necesario restituir inmediatamente la pensión no contributiva a quien se le suspendió o dio de baja”, dijo a Télam Molero, quien es también coordinador del Foro para la Promoción y la Defensa de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

“Querer aplicar hoy un decreto que responde a otra época del país es un grave error porque es olvidar lo que sucedió en el 2001 y la pobreza estructural de años, así como no se puede desde dicha normativa cuestionar el criterio que un gobierno usó para reconocer el derecho a esa pensión a personas con una discapacidad y no ya con una invalidez laboral y con una situación socioeconómica vulnerable”, dijo el sacerdote.

En ese marco, Molero señaló que “nuestro país cuenta con familias que no pueden dar respuesta a las necesidades de sus miembros” y que “si lo tuvieran que hacer solamente con sus ingresos tendrían que decidir si comer o atender al miembro con discapacidad”.

“Estas pensiones han generado posibilidad de vida digna y desarrollo a mucha gente, que de otra manera no lo tendría, y ya no estarían algunos entre nosotros”, concluyó.

Ayer, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, se comprometió ante la vicepresidenta de la Comisión de Discapacidad de la Cámara de Diputados, la socialista Gabriela Troiano, a que "se iban revisar los errores" que pudiera haber en la norma y "dar marcha atrás en la quita de pensiones”, según dijo la legisladora.