Aunque el macrismo prometió un pretensioso programa de obra pública, todavía nada de eso se puso en marcha y en el primer semestre de su gestión, la industria de la construcción pasa su peor momento en 9 años.

En abril, según datos del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), el empleo en la industria de la construcción se redujo un 11,9% interanual a 366.861 puestos de trabajo. De esta manera, el nivel de ocupación correspondiente a abril constituye el registro más bajo para dicho mes de los últimos 9 años.

En tanto que en la comparación contra marzo, hubo una caída mensual del 0,6%, lo que representa un total de 2.081 puestos menos.

El informe señala que "el segundo bimestre del año culminó con un promedio de ocupación un 0,6% inferior al del período precedente". Este dato es central, porque la situación contrasta con la operatoria habitual en la construcción, ya que en enero y febrero suelen producirse bajas estacionales que se recuperan en los dos meses siguientes.

Por otra parte, el indicador de tamaño promedio de las firmas constructoras se ubicó en abril en 12,7 puestos de trabajo por empresa, lo que representa una baja del 0,5% con relación al nivel de marzo último, exhibiendo su séptima caída consecutiva.

"Desde una perspectiva territorial, la evolución del empleo sectorial se mantuvo en abril de manera heterogénea como lo ha sido en los últimos meses, alcanzando a 12 el número de jurisdicciones del país en las cuales se verificó un crecimiento mensual del volumen de ocupación", señala el IERIC.

La baja en abril del 0,6% mensual a nivel nacional se explica en parte por la reducción de la cantidad de puestos formales en el ámbito de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma, pero también resultó sustancial la dinámica bajista evidenciada en la provincia de Santa Fe, que explicó casi un 20% de la contracción bruta de puestos de trabajo respecto a marzo.