Tras la aceleración que tuvieron los precios en septiembre, producto de la devaluación post PASO, en octubre la inflación se atenuó, pero igualmente escaló un 3,3% con respecto al mes anterior, informó el Indec. De esta manera, la suba interanual fue del 50,5%, mientras que acumuló en lo que va del año un aumento del 42,2 por ciento.

Lo que, según los economistas, ayudó a que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) estuviera por debajo del 4% fue un tipo de cambio más contenido y algunos precios, como los combustibles, congelados. Sin embargo, todos coinciden en que es un valor alto y que el año cerrará en torno al 55%, casi 10 puntos más que el año pasado.

La disminución de la inflación en octubre también se vio impulsada, en gran medida, por los menores aumentos en el rubro alimentos: se incrementaron 2,5%, frente al 5,7% de septiembre.

Por su parte, el IPC Núcleo subió 3,8% (2,6 p.p. por debajo del de septiembre); los Precios Regulados aumentaron 2% (1,4 p.p. menos que en septiembre); y los ítems estacionales se incrementaron 2,8%, (5,7 p.p. menos que el mes anterior).

Cabe destacar que el costo de vida se desaceleró levemente luego de que en septiembre se disparara al 5,9%.

La perspectiva es otra para noviembre, ya que se notó mayor movimiento en los precios de alimentos y bebidas, de acuerdo con las empresas que realizan monitoreo de precios.