Lejos de la gente y con un megaoperativo de seguridad, Macri hizo un modesto acto por el Día de la Bandera. La intendenta de Rosario calificó de "excesivo" el operativo dispuesto por el Presidente y criticó los vallados. Dijo que ella sí puede caminar entre la gente

Tras el breve acto protocolar encabezado por el presidente Mauricio Macri en el Monumento Nacional a la Bandera, que fue vallado tres cuadras a la redonda, por orden del gobierno nacional, la intendenta Mónica Fein abogó por futuros actos con mayor participación ciudadana y destacó que ella caminó sin inconvenientes por el Parque a la Bandera.

La mandataria local contó, a un medio local, que luego de la partida del presidente y el levantamiento de las vallas, comenzó una fiesta con la presencia de unas 100 mil personas en el Monumento, además de 70 equipos de asado a la estaca, tres escenarios y más de 200 feriantes.

“Hay gente de todos los barrios, es una gran fiesta, y sí es verdad que todos esperamos un acto sin vallas. Esta tarde estamos en un acto en el que podemos caminar, recorrer, porque la gente está de festejo. Yo pude caminar el parque sin ningún inconveniente”, remarcó la intendenta.

“Tenemos que reflexionar todos los argentinos. Del gobierno anterior decíamos que partidizaba el acto; ahora, el excesivo vallado de este gobierno nacional. Por eso creo que deberíamos reflexionar sobre la posibilidad de unirnos como lo hicimos con Alta en el Cielo, más allá de las diferencias partidarias y electorales”, dijo Fein.

Además, deslizó que “hay que pensar un nuevo desfile". "Ya no existe como antes el desfile tan militar, habrá que pensar cómo lo ponemos en escena otra vez, porque el vallado nos impide pensar las dos cosas”, señaló.