Tras el referéndum del año pasado que le negaba al presidente boliviano la posibilidad volver a ser reelegido, el oficialismo apeló y el Tribunal Constitución de Bolivia, instancia superior de la Justicia Boliviana, dictaminó que Evo puede presentarse en 2019.

Por unanimidad, el Tribunal Constitucional (TC) de Bolivia, máximo tribunal del país, consideró que el derecho humano a participar libremente en las elecciones prevalece por sobre las limitaciones de la Constitución, autorizando al presidente Evo Morales a presentarse como candidato en 2019 y aspirar a un cuarto mandato. El fallo del máximo tribunal beneficia al presidente, vicepresidente, 154 legisladores, 9 gobernadores, 339 alcaldes y 3500 concejales y consejeros, que podrán aspirar a renovar sus cargos

A pesar de que la Carta Magna boliviana, que el propio Morales suscribió en 2009, sólo permite a las autoridades una reelección consecutiva, Macario Lahor Cortez, presidente del TC, explicó que la Convención Americana sobre los Derechos Humanos tiene mayor peso que las normas constitucionales. De esta forma, para Cortez, la resolución "está habilitando a esas personas (autoridades) a postularse, porque definitivamente el que elige es el pueblo boliviano".

Desde la oposición a Morales, Samuel Doria Medina, empresario y actual presidente del Frente de Unidad Nacional, comparó la situación de Bolivia con la de Venezuela y a Morales con el presidente Nicolás Maduro. "Están en el mismo camino, solo les interesa eternizarse en el poder, no les importa si destruyen sus países, son los golpistas de hoy", afirmó en Twitter. En la misma línea, el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002) llamó "sicarios serviles de Evo Morales" a los magistrados del TC y planteó que "el Sistema Interamericano de Derechos Humanos no va a permitir” que se sostenga el fallo.