La Justicia sobreseyó a los peritos acusados de falso testimonio y sostiene que los frenos del tren “Chapa 16” funcionaban con normalidad. Ahora la investigación apunta al maquinista Marcos Córdoba.

Con las firmas de los camaristas Eduardo Faraj y Martín Irurzun, la Sala II de la Cámara Criminal y Correccional Federal falló a favor de los peritos que habían declarado que los frenos del tren "Chapa 16" que colisionó en la Tragedia de Once funcionaban con normalidad. Precisaron que el delito imputado a los peritos "exige el conocimiento y voluntad de deponer, informar, traducir o interpretar, apartándose de la verdad - afirmando algo falso o negando lo verdadero-".

A su vez, según el sitio Infobae la pericia señaló: "De acuerdo al estado de las mangas inspeccionadas, las mismas se hallaron en las debidas condiciones de servicio". De esta manera, la responsabilidad sobre la tragedia apunta sobre el maquinista Marcos Córdoba.

Por las declaraciones de Córdoba en el juicio oral y público, el tribunal pidió que se investigue la posible comisión del delito de falso testimonio. Así comenzó esta causa por la que fueron procesados Raúl Díaz, perito de la Corte Suprema de Justicia, Horacio Faggiani, de la Comisión Nacional de Transporte, Alejandro Leonetti, de la Secretaría de Transporte, y Julio Pastine, quien actuó propuesto por la empresa TBA, concesionaria de la línea Sarmiento al momento del accidente.