La Justicia desmintió al Gobierno al reconocer que los mapuches no utilizaron armas de fuego para intentar atacar a la Prefectura durante la represión del 25 de noviembre en el Lago Mascardi.

El expediente de la causa Rafael Nahuel contradice la versión del Gobierno y asegura que en el momento que ocuparon las tierras en Villa Mascardi los mapuches llevaban "cuchillos y ondas de revoleo" y en ningún momento menciona "armas de grueso calibre".

El comunicado emitido por la cartera que conduce Patricia Bullrich fue elaborado en base a la versión de los prefectos que participaron del operativo y señalaba que "por el sonido y efecto de las efracciones, daban cuenta de ser de grueso calibre. Además, se dieron cuenta del calibre de las balas porque arrancaron ramas gruesas de cuajo”.

Según la revista NOTICIAS, que accedió a la declaración indagatoria que el juez Gustavo Villanueva le tomó a los dos mapuches que fueron detenidos después del episodio, las únicas armas registradas hasta el momento fueron cuchillos, gomeras y piedras.

La justicia también desmintió a Bullrich: no había armas de fuego