Ante más de 170 mil discapacitados que siguen sin su pensión, la Cámara Nacional de Seguridad Social rechazó la medida de apelación impulsada por el Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley, quien debe restituir las pensiones “dadas de baja o suspendidas sin mediar resolución fundada previa en un proceso que garantice el debido proceso”.

Ya en marzo de este año, la Sala II de la Cámara Nacional de la Seguridad Social decidió rechazar la medida de apelación que Cambiemos inició en contra de la medida cautelar que ordenaba restablecer las pensiones por invalidez. En esa ocasión desde Cambiemos, Guillermo Badino, ex titular de la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales (CNPA), aseguraba que una persona con cierto grado de discapacidad, como alguien con síndrome de down, "puede trabajar si lo desea o quizás le pueda caber la Asignación Universal por Hijo".

En septiembre, luego de que Stanley apelara el primer fallo que exigía la restitución de las pensiones, la Cámara Federal dejó sin efecto cualquier recorte hasta que se resuelva la cuestión de fondo. Los jueces Nora Carmen Dorado y Luis René Herrero resolvieron que la pensiones por discapacidad "se trata de derechos alimentarios e irrenunciables", por lo cual esas pensiones deben.

En concreto, la cartera que conduce Carolina Stanley fue intimada a que en un plazo máximo de diez días cumpla con la cautelar que ordena restablecer las pensiones suspendidas o eliminadas. Hasta el momento el Ministerio devolvió apenas 10 mil prestaciones.