"Quedarse en el hogar puede ser una buena manera de descansar, siempre que se planifique qué hacer", dice la bajada de la nota que La Nación publicó en la edición de hoy y que busca mostrarle a los lectores los beneficios de tener que resignar viajes de vacaciones.

En una expresión de periodismo militante (del ajuste), La Nación trata de convencer a sus lectores que resignar la posibilidad de viajar (algo que no está predestinado para empleados medios según Frigerio) no está nada mal.

Entre las 4 recomendaciones que el diario expone para encontrar los beneficios de no salir de vacaciones se encuentran: bajar las expectativas, planificar lo que se va a hacer mientras se está en casa, "hacer de turista" en casa y dejar de lado lo que no es divertido.

El diario de Mitre sostiene que la gente podría no "querer" viajar porque "Cuesta dinero y si bien los estudios muestran que la gente es feliz planeando sus vacaciones, el stress de los viajes puede acabar rápidamente con la felicidad".

Los esfuerzos denodados que realiza el matutino por buscarle salidas creativas para que los lectores encuentren los beneficios de la pauperización de su vida ya causan ternura. O indignación.