Las acciones de energía superaron el 100%, gracias a los aumentos de tarifas y a la perspectiva de que continúen; el rendimiento en pesos promedió el 30%. Más aliento a la timba financiera y desaliento a la producción.

"Las acciones tuvieron un primer semestre de fiesta", así tituló uno de los principales matutinos del país lo que sucede en estos tiempos en la Bolsa de Comercio. Es que la inversión en acciones argentinas dejó en el primer semestre del año ganancias promedio que orillaron el 25% en dólares y el 30% en pesos.

El Gobierno, que había prometido no desalentar la producción, presenta ahora un panorama de jolgorio en el sector financiero que contrasta con una economía que todavía no arranca.

Para quienes apostaron por los papeles de las empresas de energía, las ganancias fueron mucho mayores: superaron el 100% en dólares. Son rendimientos originados en la fuerte revalorización bursátil de esas compañías, debido a los tarifazos en el sector.

La noticia de la fiesta bursátil llega en momentos en ls que se acelera la ola de despidos masivos en el sector industrial y la producción nacional sigue cediendo ante el ingreso de productos importados que ya empiezan a copar el mercado.

A eso hay que sumarle que las inversiones prometidas por Cambiemos en la campaña llegan a cuentagotas al país y se dirigen, como es esperable, más al sector financiero (con las Lebacs como estrellas) que al sector industrial.