Efectivos de la Policía de Rio Negro reclama una recomposición salarial para los agentes policiales y penitenciarios, y exigen se deje de "castigar y sancionar a los agentes" que días atrás se reunieron en asamblea para reclamar un aumento salarial.

La tensión en Río Negro se encuentra en al máximo vivo, porque las protestas de los uniformados se realizan a semanas de a rebelión que protagonizó la Policía Bonaerense y un nuevo levantamiento de agentes podría encender alarmas en todo el país. 

Según informó el sitio PolíticaYmedios, existe un fuerte rumor de que dentro de las próximas horas, los uniformados protagonicen medidas de fuerza que podrían incluir un acuartelamiento. 

El 14 de septiembre último, en la ciudad de Bariloche, los policías rionegrinos junto con los penitenciarios se reunieron en una  Asamblea junto con un mediador, con el objetivo de elevar un petitorio a la gobernadora de la Provincia, Arabela Carreras. 

En el encuentro con la máxima autoridad del ejecutivo provincial se solicitó: recomposición salarial; eliminar las sanciones internas iniciadas por reclamos salariales; el maltrato y castigos por parte de la jefatura de Policía de la provincia por manifestarse y la conformación de una mesa de diálogo.

Los salarios de un agente de la Policía de Río Negro, cobra de bolsillo $32,000, trabajando 12 horas o más. El número es bajo si se tiene en cuenta que la canasta básica en esa provincia patagónica supera los $45,500.

A pesar que las autoridades policiales prometieron que no habría "traslados ni sanciones", en las últimas horas se les comunicó a algunos efectivos, el trasladado de la ciudad de Cipoletti a Sierra Grande. 

En estos momentos circula un petitorio, el cual se encuentra en el despacho del Jefe de policía de la Provincia de Rio Negro esperando ser analizado, pero todavía no hay respuestas. Así las cosas, los agentes y sus familias están impacientes y en cualquier momento podrían comenzar con un autocuartelamiento,