La producción de vehículos registró una caída del 37% interanual, mientras que las exportaciones se contrajeron cerca de un 33%.

Según datos de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), el mes pasado se fabricaron poco más de 30.800 unidades, frente a las más de 49.000 de agosto de 2018. En detalle: se dejaron de producir varios modelos porque el principal cliente, Brasil, está dejando de demandar vehículos sedanes.

Por otra parte, el acumulado de los primeros ocho meses del año registra cerca de 213.600 unidades, con una baja del 36%. Y se trata de doce meses con tasas negativas.

Cabe destacar que en agosto se despacharon al exterior 18.856 vehículos, lo que implicó un derrumbe interanual de casi 33%. Y en lo que va del año, el país vecino importó 96.200 vehículos desde la Argentina, unos 28.700 menos que en igual período del año pasado

Por otro lado, hay que recordar que según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en el 59,1% en el sexto mes del año, nivel inferior al registrado en el mismo mes de 2018, cuando se registró un 61,8%. Un cuadro recesivo que se profundiza.