Unos 100 manifestantes protestaron en la puerta del estudio de El 13 por el inminente cierre de cinco salas de bingo de la Ciudad y Mirtha Legrand le dio un espacio para que pudieran contar la situación.

Se trata de las salas de juego son las de los barrios de Belgrano, Congreso, Lavalle, Flores y Caballito, con lo que quedarían en la calle unos 500 empleados.

La diva, entonces, leyó una carta de los trabajadores: "El sindicato de trabajadores de juegos de azar nos informa lo siguiente: 'El próximo viernes cerrarán en la Capital Federal cinco bingos, que no son propiedad de Cristóbal López. Con esta medida quedarán sin trabajo 500 familias. A su vez, las empresas se declararán en quiebra, por lo que no podrán pagar las indemnizaciones. Les solicitan al Presidente de la Nación y a las autoridades de Lotería Nacional y del Instituto del juego que autoricen el funcionamiento de las salas por cinco meses adicionales con el objetivo de integrar un fondo destinado al pago de las indemnizaciones."

Luego, Mirtha invitó al secretario gremial del sindicato, Guillermo Ariel Fassione, para que desarrollara su posición.

"El viernes, las 500 familias de los bingos de Capital se van a quedar sin trabajo. Vinimos porque sabíamos que estaba la doctora Carrió y ella fue la única que pensó en que a los compañeros había que reubicarlos, además de pagarles la indemnizacíón. Hay compañeros con 20 años de antigüedad", explicó

"Los bingos cerrarían ese día por que vence la medida cautelar y "por que hay una decisión política muy fuerte", dijo Fassione.

El sindicalista aseguró que las personas que quedarían sin empleo son de su gremio y también "gastronómicos, de seguridad, limpieza". Y reclamó: "Les pedimos a los políticos que están en el tema que escuchen al Presidente. El dijo que hagan el máximo esfuerzo para sostener el empleo de los trabajadores".

A la Chiqui se la vio conmovida por el hecho y saludó a Fassione con un clásico: "Este programa trae suerte. Ojalá se solucione", dijo. También pidió un aplauso para los trabajadores y deseó que "el Presidente esté viendo el programa".

Sobre el final, que era el principio de su programa, la Legrand reflexionó: "Quedarse sin trabajo debe ser algo espantoso. Familias que mantener, hijos. ¿Se fueron contentos los muchachos, ¿no? Pobres, hay que ponerse en el lugar de ellos. Hay mucha gente sin trabajo. Realmente". La sensación térmica de despidos le llegó hasta a la Chiqui.