Desde el departamento de Informática de esa alta casa de estudios señalaron que “de ser aprobada esta ley no se podrá investigar su funcionamiento”. Aconseja al Congreso no se aprobar esa iniciativa para emitir los sufragios.

El ingeniero en informática de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral, Lucas Apa, aseguró que de aprobarse la reforma electoral, y dejar en vigencia la utilización del voto electrónico para los próximos comicios, será imposible “investigar su funcionamiento”.

El especialista argumentó que el sistema conocido como "vot.ar" "se basa, en gran parte, en el secreto de la implementación de sus componentes, debido a que el código (software) no fue publicado en forma oficial", y por este motivo "no hay forma de conocer como es el funcionamiento real de la máquina".

Según Apa, en 2015 se hizo una auditoría sobre el sistema de votación que analiza el Congreso Nacional y  "las vulnerabilidades reportadas pueden ser corregidas modificando el código fuente, por otro lado otras requieren un cambio de diseño para lograr mitigar el riesgo asociado".

"El proyecto de ley actualmente en debate en el Congreso de la Nación pena con años de cárcel el estudio o análisis de estos sistemas para encontrar vulnerabilidades, paso sin el cual no es posible mejorar ninguna implementación. De ser aprobada esta ley no se podrá investigar su funcionamiento. Distintos departamentos de informática de distintas universidades e institutos del CONICET se han declarado en contra del voto electrónico por estos y otros motivos", sentenció.

Una minoría los países del mundo utilizan dispositivos electrónicos en su sistema de votación, ya que la complejidad que tiene la tecnología por sí misma elimina la posibilidad de control que debería poder ejercer cualquier ciudadano. En consecuencia, se solicita al Congreso que no autorice la utilización de equipamiento informático para emitir los sufragios.