Tras el resultado que arrojó de las elecciones Primarias Abiertas Simúltaneas y Obligatorias (PASO),  el candidato a jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Matias Lammens, rompió el récord histórico del peroniso en Capital Federal y se juega al todo o nada, a un balotage para desplazar a Horacio Rodriguez Larreta, que va por la reelección.

Los números acompañan a Lammens, que el domingo pasado cosechó 616 mil votos y superó el techo histórico del peronismo en una elección para jefe de gobierno.

El masivo repudio al macrismo en Nación y provincia de Buenos Aires, ubicó casi en la puerta de la Casa Rosada  a Alberto Fernández y al mando de la gobernación bonarense a Axel Kicillof.

En las comunas del Sur de la Ciudad de Buenos Aires, juntos por el Cambio perdió la hegemonia que venía manteniendo, y en las comunas de clase media bajó mucho su potencial. Números que generan posibilidades para destronar al actual jefe de Gobierno.  

Lammens triunfó en la comunas 8 y 4, pero también hizo excelente elección en las comunas del centro, como la 5, la 15 y la 7. Además tienen expectativas de mejorar en Belgrano, Núñez, Colegiales y Palermo (comunas 13 y 14), en donde Larreta sacó cerca del 60%.

El mandatario azulgrana participó ayer de una reunión en el Instituto Patria, donde también estuvieron Kicillof, Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Allí acordaron mantener la prudencia pero se mostraron muy satisfechos con los resultados obtenidos en Ciudad.

Una de las características que valoraron de Lammens es que no resta votos del kirchnerismo y puede sumar apoyos de otras fuerzas. Por eso, en caso de llegar a la segunda vuelta piensan que puede cambiar el escenario, tal como sucedió en 2015 cuando Martín Lousteau casi le arrebata la Ciudad al macrismo. En esa ocasión los votos del kirchnerismo fueron a manos del economista.

En el oficialismo explicaron que en las generales ya no contarán los votos en blanco y por eso, con obtener el mismo resultado, superarían el 50%. 

Los 150 mil votos en blanco de CABA, los de José Luis Espert y los de Matías Tombolini en la elección pasada es un número que también se disputará y en la que Lammens tiene serias posibilidades de recoger y hasta de representar.

Faltan cerca de 70 días para las elecciones del 27 de octubre, allí Lammens buscará forzar una segunda vuelta para destronar a Larreta de la jefatura de gobierno de la Ciudad. Las piezas comienzan a moverse, lentamente, mientras María Eugenia Vidal y Larreta se hunden de la mano de Mauricio Macri.