El Gobierno definió que habrá una “compensación” para que al menos las jubilaciones de la base de la pirámide le ganen a la inflación en el primer trimestre, ya que es probable que no lo consigan con la aplicación de la nueva fórmula de cálculo de la movilidad, que se usa por primera vez.

Las jubilaciones y pensiones tendrán en marzo su primer aumento luego del debut de la movilidad trimestral. El incremento, que se fija por la evolución de los salarios registrados del sector privado y la recaudación de la ANSES, quedará por debajo de la inflación, pronosticada en un 12% en los tres primeros meses del año.

En este marco, el Gobierno evalúa otorgar una suma adicional que refuerce el incremento que estipula la nueva ley.

Con un 8,07% de suba por movilidad, la jubilación mínima subiría de $ 19.035 a $ 20.571 a cobrar durante marzo, abril y mayo. Las pensiones no contributivas serían de $ 14.400 y la Pensión Universal para el Adulto Mayor de $ 16.457.

“La fórmula de movilidad tiene en cuenta indicadores macroeconómicos, y por lo tanto uno no puede adivinar cuánto va a incidir esta fórmula en otras variables, como la inflación”, expresó la titular de la Anses, Fernanda Raverta.

Asimismo, aclaró que “el compromiso del Ejecutivo nacional es ganarle a la inflación, por lo menos, con aquellos jubilados que cobran menos de un haber y medio”.

Ante esto precisó: “Proponemos dar el aumento que se establece por movilidad e instrumentar algún instrumento para paliar la diferencia con la inflación”.