En el 2010, el entonces jefe de Gobierno porteño Macri presentaba su idea de eliminar cuatro hospitales de la Ciudad para unificarlos en el Hospital Muñiz y así achicar el sistema de salud pública, pero no pudo concretarla. Ocho años después, su sucesor Larreta cumplirá con el objetivo y para no perder tiempo decretó la creación de la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Complejo Hospitalario Sur pasando por encima de la Legislatura porteña.

El decreto publicado en el boletín oficial el 17 de septiembre crea la UPE bajo la órbita de la Subsecretaria de Planificación Sanitaria del Ministerio de Salud con el fin de “propiciar” la concreción del Complejo Hospitalario Sur que apunta a unificar el hospital Ferrer, de enfermedades respiratorias, el Udaondo, de gastroenterología, el Marie Curie, de oncología, y el IREP, de rehabilitación psicofísica, en el predio del Muñiz.

La jugada de Larreta tomó por sorpresa a los legisladores de la oposición y a los médicos de los cinco hospitales, ya que, ven en este decreto el primer paso hacia la eliminación de los cuatro centros de salud y un recorte importante en el sistema de salud público que traerá despidos.

Además, advierten sobre el mega negocio inmobiliario que el jefe de Gobierno piensa llevar a cabo a través de la venta los terrenos donde se encuentran los hospitales con la excusa de financiar la obra del Complejo Hospitalario Sur recurriendo a la forma de financiación público – privado.

Al respecto, la médica infectóloga del Muñiz e integrantes de la Asamblea Médicos Autoconvocados, Gabriela Piovano, advirtió en diálogo con El Destape que “el decreto toma a los cinco hospitales y los saca del dominio de salud para pasar a una Secretaria de Planificación” y criticó que “no hubo un estudio profundo para evaluar el impacto ambiental y demográfico de semejante obra”.

La principal crítica de la comunidad médica sobre este proyecto de crear un Complejo Hospitalario Sur es que en un mismo predio se atenderán pacientes inmunodepresivos, pacientes oncológicos, pacientes con discapacidades neuromotoras y pacientes con infecciones severas.

“Van a desarmar lo que brindan estos hospitales monovalentes para suplantarlo por un proyecto que va dejar gente sin cobertura de salud. De nuevo aparece la idea de la gestión privada en el ámbito público”, subrayó la médica y advirtió sobre la crisis que atraviesa el sistema de salud público y que el Gobierno de la ciudad no da respuesta al respecto: “Tenemos personal que se jubila y no se reemplaza, no hay insumos, no hay camas y en el Muñiz el aire acondicionado del quirófano no funciona así que no se puede operar”.

Fuente: El Destape