El ministro de Finanzas, Luis Caputo, fue al Congreso a dar diferentes explicaciones sobre situaciones pocos claras en torno a su patrimonio y a su trayectoria como funcionario pública. La sesión terminó en un escándalo que el propio Caputo aprovechó para dar por concluida la interpelación.

Sin embargo, la exposición dejó expuestas muchas mentiras del ministro. En primer lugar, no aclaró su participación en la sociedad offshore Noctua, que no declaró ante la Oficina Anticorrupción, como exige la ley. Según Caputo, no lo hizo porque él no era accionista, sino administrador. Sin embargo, la propia Comisión Nacional de Valores aseguró que era propietario. Caputo dijo que "estaba todo aclarado" y no mostró ningún documento para certificar su posición.

Al respecto, quedó otra duda: el ministro dijo que la plata no era de él, sino de otros empresarios. ¿Fue un testaferro? Una argumentación similar ofreció Díaz Gilligan cuando se conoció una cuenta en Andorra a su nombre. ¿Por qué Gilligan fue echado y Caputo no?

Después, está la situación de Axis, un fondo que perteneció a Caputo hasta diciembre de 2015. Axis compró dólares futuro y bonos de la deuda argentina. “No quería ganar esa plata con una operación ruinosa para el país”, aseguró por su parte Caputo. Él no habría comprado, pero sí un fondo que le perteneció hasta diciembre. Más silencio del funcionario.

Por último, Caputo fue interrogado por el nivel de deuda durante el macrismo. Insólitamente, Caputo no supo responder cuánto debe Argentina y menos aún, cuánta deuda tomó la actual administración. "Debe andar por ahí", respondió canchero cuando le preguntaron si la deuda total llegó a los 330 mil millones de dólares.