El Comité Central Confederal (CCC) de la CGT, que encabezaron esta tarde los secretarios generales de las tres centrales obreras Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, convocó hoy para el 22 de agosto próximo al Congreso unificador; criticó determinadas políticas del gobierno y llamó a "la unidad de la totalidad de los sectores gremiales".

Los congresales respaldaron las críticas formuladas al gobierno nacional, en especial a partir de "los tarifazos, el alza de los precios y las importaciones", y reclamaron "una actitud de firme defensa de la industria nacional" para evitar los despidos.

El Confederal se realizó en el Salón Felipe Vallese de la CGT Azopardo, al 800 de la calle homónima; participaron 198 organizaciones y 275 congresales y se inició luego de que Moyano encabezara por la mañana el Confederal de su propia central, que realizó "un balance de gestión" y aprobó la Memoria y Balance.

Moyano -quien tiene mandato en la CGT Azopardo hasta el 14 de julio, cuando encabezará un Congreso en Obras Sanitarias para prorrogarlo hasta el encuentro del 22 de agosto- destacó que "es imprescindible la armonía del conjunto" y realzó "la unidad".

El líder camionero afirmó que cuando existe "la responsabilidad de lograr un objetivo siempre hay inconvenientes internos"; enfatizó que "se supo sortear las presiones para lograr el objetivo estratégico" y señaló que en agosto habrá "seguramente unidad".

Por su parte, Caló se pronunció por la unidad y detalló que "lo importante, más allá de que en agosto se elija conducción de forma consensuada o un triunvirato, es que los gremios estén juntos".

El líder de la CGT Alsina y del gremio metalúrgico (UOM) añadió que los actuales tres secretarios generales de las centrales "entendieron hace mucho tiempo que debe haber una sola CGT, lo que era imposible de lograr hasta ahora porque cada uno tenía o respaldaba a un candidato político distinto, pero eso ya terminó".

Caló tiene mandato en su central hasta el 3 de octubre próximo, por lo que adelantó que renunciará antes del Congreso de agosto.

Lo propio hará Barrionuevo, jefe de la Azul y Blanca y del gremio gastronómico (FeTHGRA), quien aseguró que en "la futura conducción de la CGT deben participar las nuevas generaciones"; reivindicó "la histórica lucha del movimiento obrero" y aseveró que "ningún cacatúa y tampoco el periodismo lo llevará de las narices".

El Congreso del 22 de agosto próximo -fecha histórica elegida para conmemorar un nuevo aniversario del renunciamiento de Eva Perón a su candidatura a la vicepresidencia, en 1951- se realizará en Obras Sanitarias y participarán los gremios de las tres CGT.

En el encuentro de esta tarde en Azopardo también participaron los sindicatos encolumnados en el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), como la Unión Ferroviaria (UF) de Sergio Sasia y los Sindicatos de Peones de Taxis (SPT) de Jorge Viviani y de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) que conduce Ricardo Pignanelli, entre otras muchas entidades de ese espacio.

La mesa de conducción del Confederal -a propuesta del estatal Andrés Rodríguez- fue integrada por Moyano, Caló y Barrionuevo.

En el encuentro hablaron Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), Héctor Daer (Sanidad), Rodríguez (UPCN) y Sergio Palazzo (Bancarios), entre otros dirigentes sindicales.

"Este es el primer paso en el proceso de unidad", coincidieron los gremialistas, quienes apostaron de forma decidida a la integración de una central obrera única el próximo 22 de agosto.

Daer reseñó que "la última vez que se procuró de manera infructuosa unificar a la CGT fue en el Congreso de 2008, por lo que el de hoy es un primer paso trascendente hacia la unidad", a la vez que subrayó que "ese proceso es un combo y comienza por la madurez de la dirigencia, que debe generar un instrumento de interlocución social con el gobierno, los empresarios y otros sectores, porque la unidad no se concibe con el objetivo tan pequeño de convertir a la CGT en una herramienta opositora".

Daer, quien es respaldado por la CGT Alsina para presidir la futura conducción obrera, indicó también que "el movimiento sindical debe impulsar las discusiones alrededor del proyecto de país al que aspira, es decir, con empleo, desarrollo e inclusión, con proyección de futuro y dignidad", por lo que hay que entender que la central es fundamental para el equilibrio social".

"Hay una insatisfacción muy grande de toda la sociedad a partir de los tarifazos y el alza de precios, incluso en los sectores que respaldaron electoralmente al actual gobierno", concluyó Daer.