Las acusaciones de la diputada nacional, Elisa Carrió, contra la mano derecha del presidente de la nación lejos de cesar se profundizan cada vez más.

La aliada y armadora de la alianza que llevó al presidente Mauricio Macri a la gobernación, no le da tregua al amigo íntimo del primer mandatario, el presidente del club de la ribera, Daniel Angelici.

Hoy la renuncia del juez federal Norberto Oyarbide, escribe un capítulo más en la tensa relación entre Carrió y Macri.

La diputada disparó en su cuenta de twitter que la renuncia de Norberto Oyarbide prueba que el juez había acordado su salida con el presidente de Boca Daniel Angelici, a cambio de evitar un posible juicio político.

Carrió había radicado una denuncia contra Angelici, a quien calificó de "operador político de Macri en la justicia" para garantizar la impunidad del kirchnerismo.

"La renuncia de Oyarbide, el juez más corrupto de la Argentina, prueba su acuerdo con Angelici. Veremos que hace el Presidente. Esto se llama impunidad", tuiteó la diputada.

Por su parte el ex juez aseguró que "jamás tuve ningún tipo de presión".

Según Carrió, Angelici intentó frenar las causas Hotesur y Repsol, por el vaciamiento de YPF, y acordó con el juez federal Norberto Oyarbide su jubilación para evitar el juicio político en el Consejo de la Magistratura.

En el día que es imputado el presidente de la nación, renuncia el juez federal Daniel Oyarbide, nada dijo aún la diputada sobre tamaña casualidad.