No es la primera vez que la aliada de Maurcio Macri, apunta a los hombres más cercanos que rodean al presidente de la nación.

Esta vez le tocó al "cráneo" comunicacional de la carrera política de Macri. Otro personaje que opera desde las sombras, Jaime Durán Barba.

"Lilita", aseguró que el estratega comunicacional es un hombre "horrible" y "ordinario", a pesar de que los resultados de eficiencia del comunicador están a la vista.

La diputada nacional, agregó además, que "jamás tendría un asesor de imagen como Durán Barba, que le haga decir cosas como "está todo bien"", y de esta manera, Carrió se mofó de las formas de responder del presidente y sus funcionarios de gobierno.

Por otro lado, le pegó por elevación a su propio compañero de alianza, el actual presidente, al decir que "no llegué a presidente por no tener el apoyo de las grandes empresas", y para no se menos, arremtió en contra de la vicepresidenta, Gabriela Michetti, por avalar el nombramiento de Ricado Etchegaray en la Auditoria General de la Nación.

“Haber puesto a un coimero, extorsionador para controlar al gobierno en la AGN es un agravio a la República; Echegaray es uno de los mayores ladrones de la Argentina”, indicó "Lilita" y disparó: “Jamás debieron nombrarlo en AGN, Michetti debió negarse y no firmar”.

“¡Que venga un juez y me obligue! Hay cosas que no se deben hacer en la vida”, remató.

Por otro lado, aseguró que su relación con el presidente “es bárbara, discutimos pero termina riéndose”. Pero luego cuestionó la política comunicacional del gobierno, como hizo el diario La Nación en su editorial de ayer: “Lo digo porque es mi gobierno: debió haber comunicado mejor las medidas muy importantes que han ayudado mucho a quienes menos tienen”.

Lilita también volvió a cuestionar que Macri haya aceptado la renuncia del juez federal Norberto Oyarbide. “Si alguien ha sido tan corrupto como Oyarbide tiene que ser enjuiciado, no puede irse con su renuncia porque eso es blanquear”, aseguró.